miércoles, 20 de enero de 2016

Combate la depresión.


La depresión la podemos describir como un estado de profunda tristeza, decaimiento anímico, baja autoestima, perdida de las funciones psíquicas.
Esta cruel enemiga que no hace distinción entre edad, pueden padecerla personas de cualquier sexo, raza, o situación económica y cultural, esta enfermedad nos puede tocar la puerta en cualquier momento, ya que hasta los niños que comprenden las edades de unos 10 años a la Adolescencia la pueden padecer. 
Este desequilibrio químico puede convertirse en algo mortal para quien lo sufre.

Las causas pueden ser:


  • Hereditario: cuando hay un historial  familiar de la enfermedad, existe un mayor riesgo de padecer depresión clínica, lo que indica que se puede haber heredado una  predisposición biológica. 
  • Situaciones estresantes: La muerte de un familiar  o de un amigo próximo, una enfermedad crónica, problemas interpersonales, dificultades financieras.  Un mal divorcio también puede ocasionar síntomas graves de depresión. 
  • Personalidad: Las personas con esquemas mentales negativos, baja autoestima, sensación de falta de control sobre las circunstancias de la vida y tendencia a la preocupación excesiva son más propensas a padecer depresión. 



Que hacer.

  • Reconocer que se tiene el problema, es el primer paso para salir adelante, luego buscar ayudar de familiares y amigos, si es necesario, acudir a un especialista de salud mental. 
  • Activarse: salir a caminar, hacer algún deporte.  En cuanto hagas de las actividades físicas  un hábito, no tardarás mucho en percibir un cambio a mejor en tu estado de ánimo.
  • Alimentación sana y equilibrada. La depresión repercute sobre el apetito. Cuando se está deprimido, a algunas personas no les apetece nada comer, mientras que otras lo hacen en exceso. Si la depresión afecta a  tus hábitos alimentarios, tendrás que control sobre lo que comes, ya que la alimentación puede influir sobre el estado de ánimo y el nivel de energía de una persona. O sea que come abundante fruta y verdura y sigue un horario de comidas regular.
  • Identifica la causa, pero no les des muchas vueltas. Intenta identificar las circunstancias que han contribuido a tu depresión. Cuando sepas qué es lo que te ha hecho sentirte triste y decaído y por qué, intenta contárselo a un buen amigo. Si te cuesta confiar en la gente, intenta escribir un diario donde te puedas expresar con libertad y sabes que nadie lo va a leer. 
  • Mente positiva: Haz un esfuerzo por ver las cosas buenas haciendo que todo parezca negro, triste y negativo. Si la depresión te está hacienda ver solamente lo malo de la vida trata de concentrarte en ver una cosa positiva, luego intenta buscar otra más. Considera tus puntos fuertes, tus dones y lo afortunado que eres en algunos aspectos. Y, sobre todo, no te olvides de tener paciencia contigo mismo. La depresión no se cura de la noche a la mañana.
  • Los suicidios son la décima causa de muertes en todas las edades según las estadísticas  de los centros para control de enfermedades (CDD) 

SI CONOCES A ALGUIEN QUE SUFRE DEPRESIÓN BRÍNDALE TU COBIJO  Y LLÉVALE A ALGÚN CENTRO DONDE LE PUEDAN TRATAR, ESTARÁS  AYUDANDOLE A MEJORAR SU CALIDAD DE VIDA O SALVÁNDOSELA.